Historias (del Arte)

¿Cómo elijo mi tema de Trabajo de Fin de Grado?

Compañeros, esta es la pregunta del millón de cualquier estudiante universitario que está en la segunda mitad de la carrera. No solamente nosotros tenemos este dilema, así que creo que este post puede ser leído tanto por un estudiante de Historia del Arte, Enfermería, Derecho o Ingeniería. Dada mi experiencia con el temido TFG, creo que os puedo ayudar a escoger la mejor opción con los consejitos que leeréis a continuación. ¡Vamos allá!

Primeramente, creo que el temor al trabajo de fin de carrera es el mismo miedo que nos meten en el instituto durante todo el bachiller: los exámenes de Selectividad. De la misma manera que al finalizar las pruebas de acceso a la Universidad me dije ¿tanto jaleo por esto? ¡No son más que unos exámenes!

Pues bien, el TFG es más de lo mismo. De la misma forma que si has ido trabajando constantemente durante el Bachillerato aprobarás la Selectividad sin problemas, si durante los 4 años de carrera has sido constante y tienes la suerte de haber encontrado un tema concreto (o varios) que te apasionen, no dudes que con un último sprint te puede salir un trabajo con el que salir de la universidad por la puerta grande.

No os voy a engañar, a mí me costó un tiempo meterme de lleno en mi TFG, teniendo el tema y el tutor desde septiembre, no me puse a trabajar en él en serio hasta enero (teniendo la defensa en junio). Mi primer consejo es que no lo dejéis todo para dos meses antes de la defensa, porque os puede salir un trabajo que el tribunal podría suspenderos sin necesitar escucharos. Cualquier trabajo, corto o largo, merece su atención. Aunque sea poco a poco, id haciendo recopilación bibliográfica e id formulando el esquema inicial del trabajo, así cuando os pongáis a trabajar no se os acumule tanto trabajo.

Pero vamos al meollo, ¿Qué tema es el mejor para un TFG?

Realmente no hay temas buenos ni temas malos, todo dependerá, primeramente de vuestras preferencias. A fin de cuentas, será VUESTRO trabajo y no debéis dejaros llevar demasiado por consejos externos. Por supuesto que podéis (y debéis) buscar consejo en vuestro tutor/a, nadie os guiará mejor en este camino que él/ella. Lo que os aconsejo en esta primera fase del TFG, es que hagáis un brainstorming de temas que os gustaría que tratara vuestro trabajo. Por poneros unos ejemplos, os expongo los míos:

  • El expolio y destrucción de patrimonio artístico en tiempos de guerra.
  • Las cartas de Vincent van Gogh.
  • Joan Grau, escultor (1608-1685).

Como podéis ver, a pesar de que son temas igualmente válidos para un trabajo de mi disciplina, son extremadamente diferentes entre sí. Vamos a verlos un poco más detenidamente viendo los motivos por los cuales elegí estos temas como candidatos a convertirlos en un trabajo de investigación:

  • El expolio y destrucción de patrimonio artístico en tiempos de guerra. Este tema lo elegí porque en un primer momento, quería decantarme hacia los estudios de máster sobre el patrimonio. Hacer el trabajo de fin de grado de una temática similar o afín a los estudios de posgrado es una muy buena opción.
  • Las cartas de Vincent van Gogh. Como ya sabéis, Vincent van Gogh es uno de mis pintores favoritos; no solamente por su fructífera trayectoria como pintor o por su fama de artista atormentado, también por cómo escribía. Cuando leí sus Cartas a Théo, descubrí otra de las caras de su persona y me gustó tanto que quería analizar esas cartas y relacionarlas con su vida y obra. ¿Cuál es el problema? Pues que todo lo relacionado con él está estudiadísimo por gente especializada en su persona y arte y yo, por mucho que me gustasen sus cartas o pinturas, no podría aportar nada nuevo al discurso.
  • Joan Grau, escultor (1608-1685). Este tema lo elegí por que, curiosamente, mis padres escribieron (y publicaron) juntos un artículo sobre un escultor de mi pueblo. Imaginaos, poder yo, que soy su hija, ahondar en ese estudio como una profesional en la materia. En particular, ese era el tema que más ilusión me hacía por que me resultaba cercano y tenía un componente “familiar”

Pero, ¿Qué pasó cuando me reuní por primera vez con mi tutora? Pues me dijo que, en relación al tercer tema, había un historiador que había hecho de ese escultor su tema de tesis doctoral. Mi gozo en un pozo, me había quedado huérfana de temática y me sentía perdida. Entonces, ella me recordó un tema sobre el que nadie había hablado nunca, las pinturas de la capilla de la Inmaculada Concepción de la Catedral de Tarragona. Llevaba años animando a sus alumnos a que lo estudiaran y nadie se animtfgó… Hasta que lo hice yo.

¿En qué consistió el trabajo? Pues en un análisis iconográfico, de estilo y de las fuentes escritas de las pinturas de una capilla barroca de la sede de Tarragona. Para ello, tuve que buscar las fuentes canónicas y apócrifas sobre la vida de la Virgen, relacionarla con las diferentes pinturas y analizar su estilo e influencias. Un trabajo completito, vamos. Como veis, el que fue mi tema definitivo no tiene NADA que ver con los que había expuesto en mi brainstorming, pero disfruté una barbaridad haciendo ese trabajo, aprendí muchísimo y para acabar de redondearlo, saqué una calificación más que satisfactoria.

Captura de la portada de mi trabajo de fin de carrera

Visto todo esto, y después de haberos soltado tal discurso, seguro os preguntáis que por qué elegí este tema habiendo tantos otros que eran más afines a mis gustos. Pues bien, mi mantra para todo lo relacionado con mi formación es la palabra RETO. Este trabajo me obligó a aprender a buscar información en fuentes que no conocía, como son los textos sagrados, salir de mi zona de confort y de mis gustos personales, aprendí muchísimo de historia sagrada (en otro post hablaré más profundamente de este tema) y descubrí que la iconografía me encantaba (cosa que me parecía un absoluto coñazo el primer año de carrera).

Como regalito, un último consejo que quiero dar es que seáis muy rigurosos con todo aquello que respecta a este trabajo y a cualquiera que hagáis. Las fuentes deben ir correctamente citadas, igual que los pies de foto (os pueden catear en menos de nada por minucias como estas).  Ya sé que os parecerá muy obvio, pero como profesionales que vais a ser al salir de la facultad, debéis responder con unos mínimos al presentar trabajos de investigación

Así que, para terminar, os pongo mis consejos algo más resumiditos para que lo podáis tener más a mano en cuanto llegue el momento:

  1. Idear un brainstormig inicial con vuestras propuestas según gustos personales sobre el tema a escoger.
  2. Valorar los motivos por los que habéis elegido cada tema.
  3. Valorar si los temas escogidos son viables.
  4. Reunión con vuestro tutor y valorar conjuntamente las posibilidades.
  5. Buscar siempre el reto en ese tema y profundizar al máximo que podáis. Vuestro trabajo debe aportar algo nuevo, no os conforméis en transcribir lo que ya se ha dicho.
  6. Trabajar con constancia y, sobretodo, muchísimo rigor.

Pues bueno, hasta aquí esta guía rápida para elegir tema de TFG. Espero que os haya gustado y que os sea útil en esos momentos de duda.

Salud y arte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s