Historias (del Arte)

“No me gusta visitar iglesias porqué soy ateo”

Creo que es de las más grandes sandeces que he llegado a oír en toda mi vida y necesito compartirlo hoy aquí. Y lo peor es que lo escuché de gente con mi misma formación, de historiadores del arte.

Y te pregunto a ti, que me estás leyendo en estos momentos: ¿Pesa más tu orgullo de ateo reconsagrado como para negarte a visitar lugares de culto que rebosan arte por todos lados? ¿Te negarías a visitar la Basílica de San Pedro, la Catedral de Córdoba, San Pietro in Vincole, la Sagrada Familia o Santa Maria della Vittoria porque no eres creyente? Si la respuesta es que no, debo felicitarte, pues puede más tu curiosidad o tus ganas de saber más que tus creencias. Si la respuesta es que sí, déjame decir que te estás perdiendo algo maravilloso por ser un intransigente.

Hace unos días que tenía pensado escribir sobre esto, es algo que no puedo comprender ni como historiadora ni como atea. Me cuesta mucho comprender como hay gente que se puede negar a visitar una iglesia por el simple hecho de no compartir el culto. Siguiendo esta misma forma de pensar, cualquier persona que no comparta la ideología fascista no visitaría el Valle de los Caídos, ¿verdad?

Otra forma de ver lo estúpido que es este razonamiento es con las siguientes afirmaciones:

  • “No me compraría ningún coche de Volkswagen por la relación tan estrecha de su fundador con el Führer Adolf Hitler”.
  • “No quiero que mis hijos vean películas de Disney porque su creador y fundador era misógino y antisemita”

Qué queréis que os diga, si Volkswagen cubre mis necesidades en el momento de comprarme un coche y es la marca que más me convence, no me voy a comprar otro coche por los orígenes turbios de la marca.

Por lo que respecta a Disney, sí que sus películas dejan mucho que desear por todo el tema de la princesita indefensa que espera a su príncipe azul, pero si a mis hijos/as les gusta lo que produce Disney, no voy a ser yo quién les impida verlo. Yo estuve enganchada a todas esas películas de niña y a pesar de que con los años me he ido dando cuenta de cositas que de pequeña pasaba por alto, me gusta que hayan formado parte de mí.

¿Verdad que esos dos argumentos anteriores parecen la cosa más absurda del mundo?

¿Seguís pensando que no debéis visitar iglesias por ser ateos? Lo dije en el post 40 cosas sobre mí, a pesar de que fui creyente, hace muchos años que soy atea.  Me hice polvo los pies de patearme media Roma para visitar sus iglesias. Y a pesar que no tengo ideología fascista ni nada que se le parezca ni por asomo, visitaría el valle de los Caídos solamente por rendir un homenaje personal y mostrar mi respeto a la memoria de todos los republicanos y presos que murieron por construirlo. Soy antimonárquica y visité el Palacio Real en Madrid y Versailles en París. ¿Y sabéis? Sigo estando viva y no me ha pasado absolutamente nada.

Por prejuicios o creencias nos cerramos a experiencias y eso es algo muy triste. Por supuesto que todo es respetable, no vamos a obligar a nadie a hacer algo que no quiere, pero creo que como todo en esta vida, es una escala de grises.  Por supuesto que hay cosas que me negaría en redondo a hacer, pero dejar de visitar un lugar histórico o sitio de culto donde se respira arte por todas partes no será una de ellas.

¿Quieres ver en vivo y directo la Pietà o el Moisés de Michelangelo? Vete a San Pedro del Vaticano i a San Pietro in Vincole. ¿Quieres ver el Éxtasis de Santa Teresa de Bernini? Visita Santa Maria della Vittoria. ¿Quieres sentirte dentro del mismísimo Juicio Final? Visita la Capilla Sixtina. ¿Quieres volverte loco mientras contemplas una construcción más propia de la ficción que de la realidad? Entra en la Sagrada Familia.¡

Creo que hay ciertos momentos en los que tenemos que tragarnos el orgullo, dar una patada a los prejuicios y dejar las intransigencias a un lado. Sino, mirad como de caro estamos pagando la ignorancia de los extremistas islámicos, que han echado a perder valuosísimos objetos artísticos y edificios de civilizaciones antiguas.

Me despido por hoy. Espero que os haya gustado esta reflexión tanto como me ha gustado a mí compartirlo con vosotros. Que los prejuicios no nos impidan disfrutar de algo bello. La experiencia no tiene precio, la ignorancia se paga cara.

¡Salud y arte!

2 comentarios sobre ““No me gusta visitar iglesias porqué soy ateo”

  1. Hay gente que dice eso? Me caigo muerta. Yo no creo en ningun dios, creo en cosas espirituales q podrian llegar a considerarse que hay como un dios pero no sabria explicarme hahaha ademas yo tmbn he sido creyente y catolica y no por eso voy a dejar de visitar iglesias ni mezquitas, hay sitios mas bonitos que esos? Otro tema es la cantidad de dineto q se destina a crear templos que la verdad que me parece muy mal que en roma se construyan iglesias con oro puro y luego prediquen que hay que ser solidarios y ayudar a los pobres, manda huevos no? Pero bueno el exo de ser ateo y entrar en una iglesia no esta contradiciendo las creencias de nadie asi que xd estoy contigo!!

    PD: yo soy mas de ford hahahahaha

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s