Escritores de pincel·Historias (del Arte)

Escritores de pincel | Cartas a Théo

vangoghmuseum-s0050V1962-19202

¡Saludos, artistas!

Hoy quiero inaugurar un nuevo espacio en Historias (del Arte). Se trata de un rincón dedicado únicamente a escritos hechos por artistas. Como ya se sabe, si uno nace artista no se queda solamente en una forma de expresarse, sinó que busca otras formas.

Y es que los grandes nombres de la Historia del Arte también hicieron sus cositas en literatura que con los años han ido publicándose. Y como la que aquí escribe está entre los dos mundos, considero oportuno tener Escritores de pincel. Conocer a los artistas y saber distinguir un Velázquez de un Picasso está bien, pero leyendo lo que escribían es una manera de conocerles más íntimamente. Espero que lo disfrutéis tanto como yo ^^.

Para hacer nacer este nuevo espacio quiero empezar con Cartas a Théo. Se trata del recopilatorio de cartas que Vincent van Gogh (1853-1890) escribió a su Theodorus van Gogh, su hermano menor. En su corta vida escribió un total de más de ochocientas cartas y de éstas, unas seiscientas estaban dirigidas a él. En ellas le explicaba sus andadas en la vida, sus inquietudes y miedos, describía sus obras y también le pedía material, ya que Théo era marchante de arte en París y se ocupó de su hermano y le financió hasta que su muerte. En esta publicación quiero enseñaros mis dos cartas favoritas:

Finalmente, tengo una arlesiana; una figura esbozada en una hora: fondo amarillo pálido, la cara gris, el vestido negro, negrísimo, de azul Prusia completamentl-arlesiennee crudo. Se apoya sobre una mesa verde y está sentada en un sillón de madera de naranjo.

Gauguin, todo y trabajando mucho, está siempre nostálgico de los países cálidos. Es incuestionable que si uno va a Java por ejemplo con la preocupación de hacer color, verá una porción de cosas nuevas. Luego, en esos países más luminosos, bajo el intenso sol, la propia sombra, así como la sobra proyectada de los objetos y de las figuras, se vuelve distinta y coloreada a tal punto que uno tiene la tentación de suprimirla, sencillamente. Eso ya sucede aquí.

Creo que te gustará la selección de hojas que he hecho. Son troncos de álamo lila, cortados por el marco allí donde comienzan las hojas. Esos troncos de árboles bordean como pilares una venida donde, de izquierda a derecha, se alinean tumbas romanas de un lila azulado. El cielo está cubierto como por un tapiz de una espesa capa de hojas caídas, anaranjadas y amarillas, que siguen cayendo como copos de nieve. Y, en la avenida, figurillas de enamorados en negro. La parte superior del cuadro es una pradera muy verde, y nada de cielo, o casi nada.

En este fragmento de carta con fecha de noviembre de 1888, Vincent van Gogh realiza una descripción exquisita del cuadro L’arlesiènne, retrato de Madame Ginoux que realizó en Arlés en 1888 y que actualmente se encuentra en el Musée d’Orsay en París. Es una delicia leer a este hombre, sus descripciones son la mezcla de un catálogo de exposición mezclada con un precioso aire poético. No solamente siente la pintura, la absorbe con el alma como si fuera una esponja.

La siguiente carta, escrita en Etten (Holanda) el 3 de septiembre de 1881, habla de temas del corazón de esta forma tan profunda como preciosa:

Mi querido Theo:

Una cosa me pesa que quiero contarte, aunque quizá ya estés enterado y no te cuente nada nuevo. Quisiera decirte que este verano me he enamorado de K [Kee Vos, una prima suya que había enviudado hacía poco y tenía un hijo]. Pero cuando se lo confesé, ella me respondió que su pasado y porvenir permanecían inseparables para ella, y que nunca podría corresponder a mis sentimientos. Tuve entonces que resolver un terrible dilema: ¿debía resignarme a considerar la cosa como terminada, conservar la esperanza, no renunciar? He elegido la última eventualidad.

Mientras tanto, continúo trabajando con tesón, y, desde que la he encontrado, mi trabajo es mucho más fácil. Un año en su compañía sería saludable para ella y para :mí, pero los padres están firmemente obstinados sobre este punto. Puedes creerme si te digo que no pienso descuidar nada que me permita acercarme a ella, y que estoy decidido a amarla hasta que ella termine por amarme.

Dime, Theo, ¿te has enamorado alguna vez? Te lo deseo porque créeme, las “pequeñas miserias” también tienen su valor. A veces se vive desolado, momentos hay en los cuales uno se creería en el infierno, pero hay otros momentos mucho mejores. Existen tres grados:

  1. no amar y no ser amado
  2. amar y no ser amado (éste es mi caso) y
  3. amar y ser amado

En cuanto a mí, creo que el segundo grado vale más que el primero; per el tercero… ¡es el summum!

Pues bien, old boy, enamórate también y cuéntamelo a tu vez; sé amable en un caso como el mío y compréndeme. Rappard ha venido y ha traído unas acuarelas que evidencian progreso. Espero que Mave vendrá pronto; si no iré yo a visitarlo. Dibujo mucho y creo que esto va mejor, trabajo más al pincel que antes. Hace tanto frío que casi no dibujo más que figuro: una costurera, un cester, etcétra.

Si alguna vez te enamoras y tienes que oír un “nunca en la vida”, ¡no te resignes, sobre todo! aunque tú eres tan afortunado que espero que esto no te ocurra nunca.

Juro por lo que más amo que al acabar de leer esta carta y la siguiente que habla de K se me saltaban las lágrimas. Leyendo como escribía, uno se da cuenta en un sentido más que este hombre murió demasiado joven y de una forma demasiado cruel. Van Gogh, vivió su vida como un péndulo, pero siempre tenía a su hermano que le escuchaba y le comprendía.

Desde aquí, mi homenaje a un gran artista, sensible poeta. Desde mi humilde espacio, hablo de algo más que un hombre. Hablo de un alma que nunca probó las mieles del éxito ni las del amor y que se fue demasiado pronto.

5 comentarios sobre “Escritores de pincel | Cartas a Théo

  1. No soy muy fan de van gogh pero reconozco que es un genio y tiene una gran sensibilidad. Es tan artista como poeta y no he leido ninguna de sus cartas antes porque como he dicho no me apasiona van gogh pero si que es verdad que a traves de los escritos de las propias personas se les conoce mejor y en mucha mas profundidad, como cuando hacia bachillerato y en filosofia mi profesora no nos explicaba los filosofos sino que nos hacia leerlos. Creo que es la mejor forma de aprender.

    Le gusta a 1 persona

  2. PD la nueva seccion es increible. Yo tambien estoy planeando hacer una sobre libros pero los que he cogido son un poco tochos asi que voy super lenta hahahaha aun asi creo que quedara super bonito para la posteridad y dentro de unos años releeremos nuestros blogs y estaremos orgullosas del enorme trabajo hecho

    Le gusta a 1 persona

  3. Es una seccion que me rondaba hacia un tiempo pero no sabia que categoria ponerle o si meterla en arte o en las reseñas. Ya tengo mas o menos pensado las dos proximas publicaciones, si has leido algo por el estilo ya me dirás 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s