General

1-O: Mi valoración general

Hoy ha sido un día histórico. Después de meses de trabajo, implicación de partidos y ciudadanos, diadas nacionales festivas a favor del derecho a decidir y contra todas las trabas del Gobierno, hoy Cataluña ha salido a las calles para votar por su futuro. Como catalana he ejercido mi derecho al voto y he asistido a mi colegio electoral a dejar mi voto en las urnas. Me he encontrado con sistemas bloqueados, interminables colas, muchas horas de espera y, sobretodo, muchísima angustia por lo que estaba pasando en otros lugares del territorio. 

También han sido un hecho que en las gasolineras no se vendiera el diésel para tractores (ya os podéis imaginar por qué) y que solamente La Sexta haya sido la única cadena de televisión que haya hablado de las votaciones y que el resto de canales (RTVE, Mediaset y Antena3) hayan seguido la programación normal intentando ignorar a sus oyentes lo que estaba pasando. Lo mejor de todo es que por mucho que se haya querido esconder, Internet y periodistas internacionales han seguido al minuto todo lo que ha pasado y el mundo entero ha sido testigo de algo que muchos en este país han decidido ignorar categóricamente.

Son las 21:30. Mientras escribo esto, estoy siguiendo un programa especial en la televisión autonómica TV3 que está repasando los hechos sucedidos a lo largo del día, las reacciones de los partidos autonómicos y del Gobierno Central, así como el recuento de los votos que ha empezado hace apenas un rato. La verdad es que estoy costernada, tanto por el lado independentista como el lado del Gobierno español.

Las declaraciones hechas por Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Inés Arrimadas y Xavier Garcia Albiol, han tenido como tema central que “hoy ha sido un día triste para la democracia y un absoluto despropósito” y han osado decir que las actuaciones violentas y represoras de la mano de la Guardia Civil contra los ciudadanos han sido culpa del President Carles Puigdemont por haber convocado a los catalanes a ejercer su derecho al voto por una causa por la que se lleva luchando desde hace años. Más de 800 personas han tenido que ser atendidas en centros médicos por las agresiones físicas de las Fuerzas del Estado y mucha más gente en el resto de España ha quedado desprotegida por haber destinado a la Policía Nacional a impedir esas votaciones a base de intimididaciones y agresiones físicas con una falta absoluta de órdenes judiciales para entrar en los colegios y encima causando desperfectos materiales. Se han utilizado porras y pelotas de goma (arma cuyo uso está prohibido) contra jóvenes, adultos y mayores, causando daño físico y emocional. Las heridas físicas, más rápidamente o más lentamente acaban sanando, pero el dolor emocional causado es algo que ni sana ni se perdona.

Ninguna de estas personas han considerado desproporcionada la represión policial contra un pueblo pacífico. En 2017, Piolín es el nuevo nombre de los represores que hace cincuenta años nuestros abuelos llamaban grises, pero su modus operandi es exactamente el mismo. España se llena la boca presumiendo de ser demócratas y favorables al diálogo y mientras se están recontando los votos, están desacreditando la fiesta por la libertad del día de hoy. Españoles, Franco aún sigue vivo, todo el mundo ha sido testigo de ello. Para la CNN, España es la vergüenza de Europa.

Por otra parte, siguiendo en la línea de las declaraciones, me ha sorprendido una barbaridad las palabras del futbolista Gerard Piqué. Debo decir que no soy una gran amante del fútbol, pero él se ha declarado independentista desde el minuto uno y sus palabras han sido que si su postura política es una causa de malestar en la Selección Española, hará un paso al lado. Como él, los principales propulsores del referéndum viendo la posibilidad de acabar en la cárcel, perder su trabajo y su patrimonio por haber hecho todo lo visto y no les ha echado atrás. Y las fuerzas de seguridad catalanas, que han desobedecido a Interior y se han dedicado a proteger a los ciudadanos de la barbárie y a defender la democracia frente a a represión. Desde mi modesto espacio, quiero expresar mi más absoluta admiración por todos ellos y por toda la gente que ha hecho posible lo que ha pasado hoy.


Pase lo que pase y a pesar de todo lo que ha pasado, hoy hemos salido a la calle a demostrar que no tenemos miedo, que juntos somos fuerza y que luchamos por un cambio económico, político y cultural muy necesario y que no se puede seguir ignorando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s