Artículos, El artículo del mes, Historias (del Arte)

Mi opinión sobre Sijena. Parte I

Sí, ya sé qué estaréis pensando. Tantas semanas sin dar señales de vida y ahora se pone reivindicativa.

Pues sí, las cosas como son; últimamente no he estado nada activa en el blog por motivos laborales y personales, pero creo sinceramente que debo hablar sobre el litigio entre la Generalitat y el gobierno de Aragón por las obras de Santa María de Sijena. Es un tema que como entendida (almenos académicamente) en arte, que me ha tenido en un sin vivir hasta el día de hoy. Las cosas se pueden hacer mal, pero no creía posible que llegara a estos extremos. Os podéis empezar a imaginar por dónde irán los tiros.

Muestra de los frescos murales de la Sala Capitular de Sijena. Fuente: MNAC

Mientras estoy escribiendo esta publicación tengo mil y una páginas abiertas en el navegador sobre cómo cada medio de comunicación está informando del tan esperado traslado del tesoro de Sijena desde el Museu de Lleida hasta su lugar de origen.

Dejando politiqueos a un lado (por el momento, luego hablaremos de ello), desde la primera vez que escuché en el telediario sobre la larga pugna entre Aragón y Cataluña por esas obras, todo esto me ha parecido una pelea infantil, como dos hermanos que se pelean por un juguete. Mi analogía es la siguiente:

Esta es la historia de dos hermanos gemelos. Uno de los hermanos tiene un juguete que lo tiene mal cuidado (llamémosle A) y al que no le presta el menor caso, cosa que hace que el otro  (llamémosle C) lo coja para jugar con él y tratarlo bien. Pasados unos años, A se da cuenta del valor del juguete y quiere recuperarlo, pero el C afirma que este juguete está a buen recaudo y cuidado con mimo y se niega a devolvérselo porque sabe cómo es A. Por alguna razón, uno de los dos hermanos tiene mejor relación con el progenitor que lleva el orden de la casa (vamos a llamarle E) y éste/ésta, sin tener en cuenta la responsabilidad demostrada por C, le obliga a devolverle el juguete a A, sin importarle para nada la integridad del objeto.

Qué cuento más mono me ha salido, ¿verdad? Pero es lo que realmente pienso. Pero antes de soltar todo lo que tengo que decir, una lección de historia.

El litigio por este tesoro artístico se inicia en 1995, cuando pocas más de 100 parroquias de Huesca (pertenecientes hasta entonces a la Diócesis de Lleida) fueran transferidas a la recién nacida Diócesis de Barbastro-Monzón por su oposición a la creación de la conferencia episcopal catalana, propuesta por el Arzobispado de Tarragona.

Pero artísticamente hablando, estas obras, más que expoliadas, en mi opinión lo que fue era un rescate por proteger este tesoro durante la Guerra Civil, ya que este bello monasterio fue incendiado a las pocas semanas de haber estallado el conflicto y prácticamente el único patrimonio que se salvó fue el que se trasladó a Cataluña. Se salvaron obras e incluso se restauraron las que fueron calcinadas y hasta el día de hoy han sido custodiadas en museos como el de Lleida (retablos y cajas sepulcrales) o el MNAC (pinturas murales en su mayoría).

Tablas de Santa Lucía, Santa Madrona y Santa Eulalia, exhibidas en el Museu de Lleida. Fuente: El Heraldo

Cuando acabó el conflicto en 1939, la Diputación de Huesca solicitó que las obras que se llevaron a Cataluña fueran devueltas, pero la cosa no llegó a buen puerto y la administración franquista dejó el complejo monástico de Sijena en el más absoluto olvido. Las monjas que allí residían quisieron volver a ocuparlo pero en 1969 se les recomendó abandonarlo por las obras de rehabilitación. Todas ellas se marcharon a Barcelona y ya jamás regresaron y fue enonces cuando Ramon Malla, en aquel entonces obispo de Lleida, envió a técnicos a rescatar las obras de artes que quedaban (cajas sepulcrales góticas y tablas del s.XVI, pertenecientes al retablo de San Pedro). Y desde este punto, vuelvo a 1995, donde he establecido el punto de partida.

Justo ahora he dado con un interesante artículo de La Vanguardia que quiero compartir con vosotros. Con este artículo quiro insistir en lo que os explicaba con el cuento de antes (Pasados unos años, A se da cuenta del valor del juguete y quiere recuperarlo). Me gustaría que esta entrada generara algo de debate, quiero saber vuestra opinión. Pongo como punto de partida este artículo y espero que entre todos podamos generar una conversación sobre este hecho de tan rigurosa actualidad.

Visto lo visto por la parte de la historia de las obras del tesoro de Sijena, creo que ahora toca meternos en terreno peligroso: política. Es tan posible que mis opiniones puedan conllevarme tanto halagos como críticas, pero me siento obligada a mojarme de pies a cabeza. Me obliga mi sentimiento nacional y mi inclinación política, pero sobretodo mi consciencia por el patrimonio artístico. No voy a dejar nada en el tintero, y para no hacer esta publicación excesivamente larga y tediosa, voy a proseguir con una segunda parte que tendréis disponible muy pronto.

Con ambos artículos no pretendo nada más que dar mi visión sobre un tema que merece toda nuestra atención, pero también quiero dejar patente que en todo esto, lo que menos se ha tenido en cuenta es el arte en sí, sino que, como siempre, ha sido objeto de disputas con un trasfondo político.

 

 

 

 

 

4 comentarios en “Mi opinión sobre Sijena. Parte I”

  1. Me parece penoso el cuento y nada parecido a la realidad. Soy de Villanueva de Sijena, tengo 60 años y por desgracia no he podido disfrutar de lo que mis padres y mis abuelos me contaron

    Me gusta

    1. Ahora las obras han vuelto al monasterio, puede disfrutar de ellos. Reitero que es mi humilde opinión, aun así considero que las cosas se han hecho muy mal y también ha habido mucha controversia por la parte política. Créame, soy partidaria de que el arte esté en su lugar, pero si no hubiera sido por el Museu de Lleida y el MNAC, ni usted, ni yo (que tengo solamente 25 años) ni nadie habría podido disfrutar de este valioso patrimonio.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s