General, Historias (del Arte)

Arte y censura: ARCO 2018

¡Saludos a todos/as!

No tenía previsto publicar una entrada tan seguida a la anterior, pero creo que la situación lo merece. No me gusta demasiado hablar del panorama político porque es algo que te acaba desquiciando y aburriendo a partes iguales, pero este es un artículo relacionado con el arte como los dos que invertí hablando sobre el litigio de las obras del Monasterio de Santa María de Sijena. Si el arte y la política se mezclan, hay que hablar de ello. Y este es el caso de ARCO 2018.

Una vez más, voy a recordar antes de ir al meollo que lo expuesto a continuación es mi visión personal y entiendo que mi opinión pueda no gustar, pero advierto que no por ello voy a dejarme palabras en el tintero o que vaya a adornar las frases para hacerlas menos “agresivas”. ¿Que mi opinión me puede hacer perder seguidores? Sí, pero no me importa. Precisamente abrí el blog para tener un espacio en el que tengo pleno derecho a exponer mi opinión como y cuando me venga en gana. Aun así, siempre estoy abierta al debate desde el respeto y eso mis seguidores fieles (que son pocos, pero geniales 😉 ) lo saben de sobra.

Dicho esto, vamos con ello.

 

 

Resultat d'imatges de arco presos politicos
SIERRA, Santiago. Presos políticos en la España contemporánea. Estand de Helga de Alvear (ARCO, 2018) IFEMA

 

Desde hace algún tiempo que he decidido que desde la ignorancia se vive mucho más feliz e intento cumplirlo en algunas cosas de mi vida diaria. Una de ellas es el panorama político, del que he decidido suprimir las noticias y enterarme solamente en el telediario de la noche. Durante el día no me pongo ni la radio cuando voy al trabajo, no leo los artículos de los periódicos que sigo en Facebook ni estoy al caso de los extractos de noticias en Twitter. Que ¿por qué? Pues porqué no me da la gana que me bombardeen con política desde que me levanto hasta que me voy a dormir. Ya no es por la cantidad de cosas que van saliendo día tras día relacionado con el mismo tema (que si ni los Jordis ni Junqueras no salen de la cárcel, que si el debate la investidura a distancia de Puigdemont, que si Anna Gabriel pide asilo político en Suiza, que si la inmersión lingüística de la LOMCE, que si Millet y Montull abandonan la cárcel tras solamente una semana por el expolio del Palau de la Música…). Tengo mi trabajo, mis estudios, mis hobbies, mi VIDA y paso de que a todo momento se hable de lo mismo. Me pone de muy mala leche ver cómo todas esas noticias de mierda nos están contaminando la vida diaria y además de que no se esté solucionando absolutamente nada.

Mi cabreo se debe a que todos los días voy a comer con mi madre y sobre la hora que vamos nosotras hay compañeras suyas comiendo también. Hoy había un par de mujeres enganchadas a Twitter que iban leyendo en voz alta las noticias que iban saliendo y conforme iba oyendo (es que ya sin escuchar te enterabas) notaba como la sangre se me iba calentando. Pero la gota que colmó el vaso fue la noticia de la retirada de una obra en ARCO (mini inciso aclarativo para quien pueda no saberlo: ARCO es una feria internacional de arte contemporáneo que celebró su primera edición en 1982 y es la más importante del estado español).

Las cosas claras, el arte contemporáneo no es santo de mi devoción y no estoy demasiado al día en las idas y venidas en ese sector, pero la edición de este año se ha convertido en un pozo de críticas desde el minuto uno por la retirada (por parte de IFEMA) de la obra que muestro algo más arriba en la que salen los rostros pixelados de Junqueras y los Jordis, presos en Soto del Real y en Estremera acusados de rebelión y sedición.

No voy a perder tiempo en exponer todos los titulares para comparar el trato de la noticia en diferentes periódicos, cada uno que lea el que más gracia le haga y que saque sus conclusiones, pero sí que quiero destacar las declaraciones de la dirección de IFEMA que, según ellos, justifican la retirada de dicha obra:

  • La polémica que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018. (El País)

Vamos, que lo que tenía que ser una obra reivindicativa y con un fuerte mensaje de protesta contra lo que se está viviendo en estos últimos meses, provoca que se distraiga la atención del conjunto de ARCO. Pero esto es lo que nos han querido vender,esto no tiene más nombre que CENSURA.

A esto quiero añadir una reflexión también relacionada con una obra que se expuso en la edición del año 2012 en ARCO. Se trataba de una escultura del Caudillo en una nevera de Coca-Cola del artista Eugenio Merino. Esta escultura no se retiró de la exposición, pero sí que llevó al artista a declarar un año más tarde.

Mi reflexión es la siguiente: Franco marcó uno de los períodos más controvertidos de la España contemporánea; es amado por unos y realmente odiado por otros tantos, pero no olvidemos qué fue: un dictador. IFEMA no retiró esa escultura por ser polémica y lo que supone la obra de Santiago Sierra, que es un vivo retrato de un problema gravísimo y actual que tenemos a día de hoy, se retira para  “tratar de alejar de su desarrollo los discursos que desvíen la atención del conjunto de la feria”. 

ARCO puede hacer sátira con la figura de Franco pero no servir de megáfono para denunciar una situación penosa a través del arte.

¿Cómo hemos llegado a esto?

5 comentarios en “Arte y censura: ARCO 2018”

  1. Al igual que tú, yo también intento que la política me siga avasallando cada día. Solo veo el telediario de la mañana, de éste solo veo la primera parte que suele ser un resumen de las noticias del día, si alguna de estas me llama la atención o quiero saber más las busco por Google. Así es como evito que la política (sobre todo temas Cataluña, que parece que no hay más noticias en España…).
    La historia nos sirve para no cometer los mismos errores. Durante el régimen franquista muchas obras de grandes escritores (por ejemplo Juan Marsé) fueron censuradas porque, según las ideologías del régimen, no eran apropiadas para que las pudiera leer el pueblo español.
    Durante la Primera Guerra Mundial se censuraban todas las lineas de comunicación para crear un Estado de Opinión. En este estado la población era “adoctrinada” para creer que el país enemigo era peor y generar así un profundo odio que paso del ámbito político al pueblo.
    A lo largo de la historia (sobre todo la de España) hemos visto muchísimos casos de censura, y deberíamos haber aprendido de ellos.
    La censura bloquea por completo la libertad del pueblo a expresar sus ideas, sean las que sean.
    Muchas felicidades por el post y por la valentía de expresar de manera “desnuda” tu opinión. Un abrazo!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. No sé si tu también eres catalán o si lo vives desde fuera, pero si es el segundo caso, te aseguro que aquí nos meten la independencia hasta en la sopa y no sabes lo desquiciante que es.. todo el telediario hablando de la misma mierda y en la sección deportes sólo hablan de fútbol y ya es para arrancar la tele y arrojarla por la ventana. Muchas veces me quejo de las mentiras que se llegan a contar sobre el procés en televisiones españolas, pero TV3 tampoco son santos. En fin, desde la ignorancia se vive más feliz. Un abrazo enorme!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s