Mi opinión sobre Sijena. Parte I

Sí, ya sé qué estaréis pensando. Tantas semanas sin dar señales de vida y ahora se pone reivindicativa.

Pues sí, las cosas como son; últimamente no he estado nada activa en el blog por motivos laborales y personales, pero creo sinceramente que debo hablar sobre el litigio entre la Generalitat y el gobierno de Aragón por las obras de Santa María de Sijena. Es un tema que como entendida (almenos académicamente) en arte, que me ha tenido en un sin vivir hasta el día de hoy. Las cosas se pueden hacer mal, pero no creía posible que llegara a estos extremos. Os podéis empezar a imaginar por dónde irán los tiros.

Muestra de los frescos murales de la Sala Capitular de Sijena. Fuente: MNAC

Mientras estoy escribiendo esta publicación tengo mil y una páginas abiertas en el navegador sobre cómo cada medio de comunicación está informando del tan esperado traslado del tesoro de Sijena desde el Museu de Lleida hasta su lugar de origen.

Dejando politiqueos a un lado (por el momento, luego hablaremos de ello), desde la primera vez que escuché en el telediario sobre la larga pugna entre Aragón y Cataluña por esas obras, todo esto me ha parecido una pelea infantil, como dos hermanos que se pelean por un juguete. Mi analogía es la siguiente:

Esta es la historia de dos hermanos gemelos. Uno de los hermanos tiene un juguete que lo tiene mal cuidado (llamémosle A) y al que no le presta el menor caso, cosa que hace que el otro  (llamémosle C) lo coja para jugar con él y tratarlo bien. Pasados unos años, A se da cuenta del valor del juguete y quiere recuperarlo, pero el C afirma que este juguete está a buen recaudo y cuidado con mimo y se niega a devolvérselo porque sabe cómo es A. Por alguna razón, uno de los dos hermanos tiene mejor relación con el progenitor que lleva el orden de la casa (vamos a llamarle E) y éste/ésta, sin tener en cuenta la responsabilidad demostrada por C, le obliga a devolverle el juguete a A, sin importarle para nada la integridad del objeto.

Qué cuento más mono me ha salido, ¿verdad? Pero es lo que realmente pienso. Pero antes de soltar todo lo que tengo que decir, una lección de historia.

El litigio por este tesoro artístico se inicia en 1995, cuando pocas más de 100 parroquias de Huesca (pertenecientes hasta entonces a la Diócesis de Lleida) fueran transferidas a la recién nacida Diócesis de Barbastro-Monzón por su oposición a la creación de la conferencia episcopal catalana, propuesta por el Arzobispado de Tarragona.

Pero artísticamente hablando, estas obras, más que expoliadas, en mi opinión lo que fue era un rescate por proteger este tesoro durante la Guerra Civil, ya que este bello monasterio fue incendiado a las pocas semanas de haber estallado el conflicto y prácticamente el único patrimonio que se salvó fue el que se trasladó a Cataluña. Se salvaron obras e incluso se restauraron las que fueron calcinadas y hasta el día de hoy han sido custodiadas en museos como el de Lleida (retablos y cajas sepulcrales) o el MNAC (pinturas murales en su mayoría).

Tablas de Santa Lucía, Santa Madrona y Santa Eulalia, exhibidas en el Museu de Lleida. Fuente: El Heraldo

Cuando acabó el conflicto en 1939, la Diputación de Huesca solicitó que las obras que se llevaron a Cataluña fueran devueltas, pero la cosa no llegó a buen puerto y la administración franquista dejó el complejo monástico de Sijena en el más absoluto olvido. Las monjas que allí residían quisieron volver a ocuparlo pero en 1969 se les recomendó abandonarlo por las obras de rehabilitación. Todas ellas se marcharon a Barcelona y ya jamás regresaron y fue enonces cuando Ramon Malla, en aquel entonces obispo de Lleida, envió a técnicos a rescatar las obras de artes que quedaban (cajas sepulcrales góticas y tablas del s.XVI, pertenecientes al retablo de San Pedro). Y desde este punto, vuelvo a 1995, donde he establecido el punto de partida.

Justo ahora he dado con un interesante artículo de La Vanguardia que quiero compartir con vosotros. Con este artículo quiro insistir en lo que os explicaba con el cuento de antes (Pasados unos años, A se da cuenta del valor del juguete y quiere recuperarlo). Me gustaría que esta entrada generara algo de debate, quiero saber vuestra opinión. Pongo como punto de partida este artículo y espero que entre todos podamos generar una conversación sobre este hecho de tan rigurosa actualidad.

Visto lo visto por la parte de la historia de las obras del tesoro de Sijena, creo que ahora toca meternos en terreno peligroso: política. Es tan posible que mis opiniones puedan conllevarme tanto halagos como críticas, pero me siento obligada a mojarme de pies a cabeza. Me obliga mi sentimiento nacional y mi inclinación política, pero sobretodo mi consciencia por el patrimonio artístico. No voy a dejar nada en el tintero, y para no hacer esta publicación excesivamente larga y tediosa, voy a proseguir con una segunda parte que tendréis disponible muy pronto.

Con ambos artículos no pretendo nada más que dar mi visión sobre un tema que merece toda nuestra atención, pero también quiero dejar patente que en todo esto, lo que menos se ha tenido en cuenta es el arte en sí, sino que, como siempre, ha sido objeto de disputas con un trasfondo político.

 

 

 

 

 

1-O: Mi valoración general

Hoy ha sido un día histórico. Después de meses de trabajo, implicación de partidos y ciudadanos, diadas nacionales festivas a favor del derecho a decidir y contra todas las trabas del Gobierno, hoy Cataluña ha salido a las calles para votar por su futuro. Como catalana he ejercido mi derecho al voto y he asistido a mi colegio electoral a dejar mi voto en las urnas. Me he encontrado con sistemas bloqueados, interminables colas, muchas horas de espera y, sobretodo, muchísima angustia por lo que estaba pasando en otros lugares del territorio.

También han sido un hecho que en las gasolineras no se vendiera el diésel para tractores (ya os podéis imaginar por qué) y que solamente La Sexta haya sido la única cadena de televisión que haya hablado de las votaciones y que el resto de canales (RTVE, Mediaset y Antena3) hayan seguido la programación normal intentando ignorar a sus oyentes lo que estaba pasando. Lo mejor de todo es que por mucho que se haya querido esconder, Internet y periodistas internacionales han seguido al minuto todo lo que ha pasado y el mundo entero ha sido testigo de algo que muchos en este país han decidido ignorar categóricamente.

Son las 21:30. Mientras escribo esto, estoy siguiendo un programa especial en la televisión autonómica TV3 que está repasando los hechos sucedidos a lo largo del día, las reacciones de los partidos autonómicos y del Gobierno Central, así como el recuento de los votos que ha empezado hace apenas un rato. La verdad es que estoy costernada, tanto por el lado independentista como el lado del Gobierno español.

Las declaraciones hechas por Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Inés Arrimadas y Xavier Garcia Albiol, han tenido como tema central que “hoy ha sido un día triste para la democracia y un absoluto despropósito” y han osado decir que las actuaciones violentas y represoras de la mano de la Guardia Civil contra los ciudadanos han sido culpa del President Carles Puigdemont por haber convocado a los catalanes a ejercer su derecho al voto por una causa por la que se lleva luchando desde hace años. Más de 800 personas han tenido que ser atendidas en centros médicos por las agresiones físicas de las Fuerzas del Estado y mucha más gente en el resto de España ha quedado desprotegida por haber destinado a la Policía Nacional a impedir esas votaciones a base de intimididaciones y agresiones físicas con una falta absoluta de órdenes judiciales para entrar en los colegios y encima causando desperfectos materiales. Se han utilizado porras y pelotas de goma (arma cuyo uso está prohibido) contra jóvenes, adultos y mayores, causando daño físico y emocional. Las heridas físicas, más rápidamente o más lentamente acaban sanando, pero el dolor emocional causado es algo que ni sana ni se perdona.

Ninguna de estas personas han considerado desproporcionada la represión policial contra un pueblo pacífico. En 2017, Piolín es el nuevo nombre de los represores que hace cincuenta años nuestros abuelos llamaban grises, pero su modus operandi es exactamente el mismo. España se llena la boca presumiendo de ser demócratas y favorables al diálogo y mientras se están recontando los votos, están desacreditando la fiesta por la libertad del día de hoy. Españoles, Franco aún sigue vivo, todo el mundo ha sido testigo de ello. Para la CNN, España es la vergüenza de Europa.

Por otra parte, siguiendo en la línea de las declaraciones, me ha sorprendido una barbaridad las palabras del futbolista Gerard Piqué. Debo decir que no soy una gran amante del fútbol, pero él se ha declarado independentista desde el minuto uno y sus palabras han sido que si su postura política es una causa de malestar en la Selección Española, hará un paso al lado. Como él, los principales propulsores del referéndum viendo la posibilidad de acabar en la cárcel, perder su trabajo y su patrimonio por haber hecho todo lo visto y no les ha echado atrás. Y las fuerzas de seguridad catalanas, que han desobedecido a Interior y se han dedicado a proteger a los ciudadanos de la barbárie y a defender la democracia frente a a represión. Desde mi modesto espacio, quiero expresar mi más absoluta admiración por todos ellos y por toda la gente que ha hecho posible lo que ha pasado hoy.


Pase lo que pase y a pesar de todo lo que ha pasado, hoy hemos salido a la calle a demostrar que no tenemos miedo, que juntos somos fuerza y que luchamos por un cambio económico, político y cultural muy necesario y que no se puede seguir ignorando.

#DesafíoBlogger |Comida que me gusta

Saludos a tod@s!

El martes, vuelta al cole y vuelta a todo, se ha acabado el verano. Eso es lo que dirían los niños y los adultos afortunados que se han cogido todo el mes de agosto de vacaciones, yo solamente me he podido coger una semana, el resto del verano me lo he pasado currando y en dos semanas empiezo el máster. Pero en fin, no nos quejaremos, no he venido a daros la chapa 😉

Desde verano, con el caos de horario laboral que tengo, la vida no me da para mucho más que lo básico, así que no he tenido ni tiempo ni energías ni para dejar entradas programadas y ahora estoy metida de lleno en una mudanza (esto os lo explicaré en otra publicación ^^). Tengo un sinfín de cosas por hacer y acabo por hacer las de siempre.

En la publicación de hoy quiero seguir con el desafío blogger y hoy os trigo un Top5 de las comidas que más me gustan y en los próximos días publicacré otro con las comidas que odio. Ya pongo por adelantado que soy una persona a la que le gusta cocinar y comer por igual y que en ciertas cosas puedo llegar a ser muy quisquillosa. Ahí vamos:

COMIDAS QUE ME GUSTA

  1. Lo que más me gusta en el mundo son los spaghetti carbonara. Me pirran, me vuelven loca, ya sea la receta original (hecha con panceta, yema de huevo y pecorino) o la barata (hecha con el beicon más barato del supermercado y un bote de nata líquida). Ya sea la una o la otra, es un plato que me alegra la vida.recipe-image-legacy-id-1001491_11
  2. El segundo lugar se lo lleva el rabo de toro guisado. Madre mía qué pecado para el cuerpo… ¡Y qué delicioso está! La manera de prepararlo que más me gusta es a baja temperatura en el horno, que es poniendo la carne con el sofrito en una olla y meterlo así tal cual ocho horas en el horno. Acompañado con un puré de patata especiado es una delicia.rabo_de_toro2
  3. Si tuviera que elegir un plato más casual, elegiría las lentejas estofadas. Me gustan muchísimo las que hace mi suegra, con un poco de arroz, un poco de patata, zanahoria, carne y un poco de beicon y chorizo. Con un plato de estas lentejas ya no te hace falta ni comer segundo plato ni postre.e5bd38972efe5240229807f29a22e5ce
  4. Como snack, los palitos de mozzarella son mi primera opción. Me encantan sobretodo los que sirven en Foster’s Hollywood con una salsita de frambuesa que le da un sabor espectacular. Como la mozzarella es algo sosa de sabor, me encanta el contraste entre dulce y salado.palitos_mozzarella
  5. Por último de este primer Top5, dejo la riquísima combinación de hummus y brandada de bacalao. Lo comí por primera vez hará unas tres navidades en mi casa y me encantó. Ya de por sí los garbanzos me gustan bastante y el bacalao me encanta, combinado es el novamás. Lo más práctico es que tanto la brandada como el hummus lo puedes hacer con una batidora o thermomix y no dejas la cocina hecha un caos.img_51651

 

Entrevista a Diana P. Morales

¡Saludos, liternautas!

Después de unos días en blanco, hoy publico una entrevista. Hace un tiempo, cuando el blog tenía a penas unas semanas, entrevisté a Marisol Sales para inaugurar una sección donde hablaba con personas del mundo de la literatura. En la primera entrevista, elegí a Marisol por ser una escritora muy joven (podéis leer la entrevista aquí) y en esta ocasión la invitada a Saimarné es Diana P. Morales.

Diana es escritora, crítica literaria y tiene quince años de experiencia como profesora de literatura creativa. Estudió Filología Inglesa en la Universidad de Sevilla y Experto Universitario en Guiones Audiovisuales por la Universidad de Málaga. En la actualidad es directora de Portaldelescritor

logo-email

El motivo por el que he invitado a Diana es porque hace un tiempo fui su alumna en uno de los cursos que ofrece en su portal. Era un curso exprés de Novela de Ciencia Ficción y Fantasía con el que disfruté y aprendí muchísimo y que recomiendo encarecidamente. Este curso fue de los primeros que hice y fue una experiencia muy enriquecedora; a día de hoy me sigo leyendo los ejercicios que ella me corrigió.

Vamos a ver qué nos cuenta Diana:

¿Cuándo empezaste tu viaje por el mundo de la literatura?

Con seis años me regalaron mi primera novela, Los Hollister en Florida. Me encantó, me enamoré de la palabra escrita. Más o menos con esa edad escribí mis primeros cuentos a bolígrafo y en cuartillas, que una de mis tías cosía por el margen, para que parecieran libros. A los 14 gané mi primer premio literario, y desde entonces ya no he podido parar.

¿Qué te aporta dar clases en Portal del Escritor? tcly_rvv
Imparto talleres de escritura desde hace, ¡uf!, muchos años, tanto presenciales como por internet en portaldelescritor.com. Es un trabajo motivador como pocos: acompañar a una persona desde sus primeros pasos en escritura, hasta que termina una novela (¡o varias!) es un placer y un orgullo. Hay alumnos que han estado conmigo a lo largo de varios años, he estado con ellos en la presentación de sus novelas, cuando han ganado premios o encontrado editorial…

Despertar la creatividad en alguien y verla florecer y dar frutos es una experiencia muy rica, sin duda.

Hablemos de tu yo escritor y de tus experiencias con tu novela Zaibatsu.

Aunque fue publicada en 2013, Zaibatsu llevaba diez años escrita. no fue hasta 2011 cuando me decidí a buscarle editorial y tuve la suerte de dar con Espiral, una pequeña editorial, ya desaparecida, especializada en ciencia-ficción y especialista en descubrir nuevos talentos. Su edición se agotó y fue el mismo editor el que me dio libertad para buscar otra editorial con la que reeditarlo. Y así llegó a manos de Triskel Ediciones en 2015. Estoy muy contenta, es una pequeña editorial pero con mucha proyección y tesón; somos como una gran familia. 

zaibatsu

Fue mi primera novela, escrita entre 2001 y 2003, cuando aún era muy joven y sólo había escrito relatos hasta entonces -varios de ellos premiados y publicados en distintas antologías. Esa experiencia sobre la escritura de novelas me llevó a darme cuenta de lo importante que es planificar los eventos más importantes de la historia cuando escribimos novela: yo lo aprendí “a las malas”, teniendo que reescribir el inicio de la novela hasta cuatro veces (¡qué dolor!) . Así que ahora uso esa experiencia con mis alumnos en los talleres (y muchas otras que he vivido yo o he visto en algunos de mis alumnos) para que a ellos no les ocurra. Tengo la satisfacción de contar con muchísimos alumnos que han terminado sus novelas conmigo, y también las han editado, bien ellos mismos o con editoriales, con muy buena recepción.

Tras Zaibatsu he terminado dos novelas más (que aún ni siquiera he movido a nivel de buscar editorial porque son de género diferente a la primera) y estoy con una tercera que finalizaré, si todo va bien y sigo escribiendo a este ritmo, a finales de año, y será publicada con Triskel. Cada una de ellas me ha enseñado mucho y me ha hecho crecer, como persona, como escritora, y, por supuesto, como profesora. No sólo leer y revisar miles de cuentos, poemas y novelas a lo largo de estos 20 años que he impartido talleres literarios te hace ser buena profesora: la experiencia de escribir tú misma, cuanto más mejor, y vivir en tu piel lo mismo que tus alumnos enriquece tus enseñanzas.

Una cosa tengo que dejar claro, tanto por mi experiencia propia como por la de mis alumnos a los que he acompañado en sus escritos: cuanto más se escribe, más fácil resulta el proceso. Y se va mejorando. Siempre es más rápida la mejora con un taller o alguien que enseñe, claro. Pero la práctica es la herramienta imprescindible para avanzar en la escritura, así que no dejéis de escribir.

 

A veces me pregunto si he tardado demasiado en acabar mi opera prima, me he sentido muy identificada con tu experiencia. Y siguiendo en el tema de experiencia, ¿puede un escritor novel enseñar algo a un escritor con trayectoria?

No, lo normal es que no. El propio hábito de escribir enseña muchísimo y es raro que alguien que no ha escrito, o ha escrito muy poco, pueda enseñar a quien lleva ya mucho tiempo. Podría darse un raro caso, excepcionalmente, si ese “escritor novel” hubiera leído muchísimo (muchos clásicos, sobre todo, y buena literatura) y el “escritor con trayectoria” tuviera muy poca experiencia lectora, pero en el 99% de los casos no se va a dar esa situación, por lo que comento en tu siguiente pregunta.

¿El escritor nace o se hace? Para ser escritor, ¿se necesita formación o vocación?

Más que vocación, prefiero llamarlo “ilusión”. La “vocación” es un concepto excluyente, que no me gusta nada porque deja fuera a personas que no tendrían lo que algunos llaman “talento”. El talento, para mí, sólo significa un poco más de facilidad para aprender un oficio, pero no quita para que alguien pueda llegar a ser lo que desea si se empeña y persiste en ello.

Mi experiencia me ha enseñado que da igual la cantidad de “talento” con el que empieces a escribir: si tienes ilusión y persigues tu objetivo con constancia (practicando buenos hábitos como la lectura, la escritura constante, buscando maestros y empeñándose en mejorar) se aprende a escribir. Es inevitable.

Hace poco incluso escribí un artículo sobre este tema, con ejemplos de alumnas de mis cursos y cómo han mejorado con el tiempo. Está aquí: http://dianapmorales.com/2017/07/blog/sepuede-aprender-a-escribir-si-pruebas-aqui/
Así que mi respuesta a tu pregunta es: sin duda, el escritor se hace.

¿Crees que se puede llegar a vivir de la literatura?

En este país no es fácil llegar a vender decenas de miles de libros al año, que es lo que te garantizaría poder vivir sólo de un libro: no hay tanto público lector, las cifras de ventas no son tan altas, y los autores suelen llevarse 1€ (aprox.) por cada libro vendido. Lo explicaba en este otro artículo: http://dianapmorales.com/2016/08/blog/10-senales-deque-vas-por-buen-camino-para-ser-escritora-profesional/

La mayoría de los autores que conocemos, como Arturo Pérez-Reverte, Rosa Montero, Espido Freire, etc tienen trabajos complementarios, como escribir para periódicos, dar conferencias, dar cursos o clases magistrales de escritura o incluso ejercen de guías turísticos en itinerarios “literarios” de ciudades como Barcelona. Pero al ser trabajos muy relacionados con la escritura, son escritores profesionales que editan un libro cada año o dos años. Y yo diría que están viviendo de la literatura.

Así que sí, es factible vivir de la literatura, aunque quizá para la mayoría no se cumpla la idea mágica de escribir un único libro y hacerse millonario. Esos casos son excepcionales.

Un escritor escribe por gusto y afición, pero también para vender libros y ser leído. Entonces, ¿es un creador o un empresario?

En principio, un escritor o escritora no tiene por qué ser un empresario. Hay escritores que publican con una editorial, que se ocupa de la mayor parte del trabajo de ventas y marketing de sus libros. Otros toman la sartén por el mango y se ponen manos a la obra, para vender sus libros y publicitarse. Esos sí tendrían que mejorar sus habilidades comerciales, convertirse en autónomos, y aprender sobre negocios y publicidad.

Y hay escritores que están contentos con vender un par de cientos de libros a sus amigos y conocidos y que, por lo tanto, no necesitan aprender habilidades empresariales de ningún tipo.

En cualquier caso, no los llamaría “empresarios”, ya que empresario es aquel que tiene personas trabajando a su cargo de forma fija. En USA más habitual encontrar escritores que son empresas y tienen otros escritores contratados para ayudarles a escribir sus obras, documentalistas para buscarles información, publicistas, etc, como Stephen King o Michael Crichton. Pero esos casos son muy excepcionales en nuestro país.

¿Cualquiera que escribe puede considerarse escritor?

Si lo hace regularmente, desde hace algún tiempo, y con la intención de terminar un proyecto y de mejorar, sí, se puede considerar escritor. Puede ser un “escritor novel”, pero escritor al fin y al cabo.

Supongo que esa es la pregunta del millón de todo aquél que se aventura en los mundos de la literatura. Creo que hasta no publicas o tienes un contrato con una editorial no te puedes llamar escritor por miedo a que te tomen por prepotente. Cambiando de tema, ¿crees que las nuevas tecnologías nos apartan de la literatura? ¿Nos absorben tanto que dejamos de leer?

En todas las épocas ha habido (y habrá) todo tipo de distracciones. Uno tiende a pensar que su época es única y que “esto es el acabose”, como dicen los abuelos; pero en cada época ocurre algo parecido. Hay una frase muy divertida que me gusta repetir: “Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan el respeto a sus maestros” Es una frase que se atribuye nada menos que a ¡Sócrates! Que vivió en el siglo V aC y cada generación de “adultos” la repite como si fuera nueva, como si fuese la primera vez que algo así está pasando.

Antes no teníamos las redes sociales, ni las series de tv, cierto; pero la gente del siglo XIX no leía porque literalmente no tenía tiempo (trabajaban 16 horas al día y la mayoría no sabían leer); y en los años 60 ó 70, los jóvenes no leían porque iban a guateques con sus amigos. En cada época ocurre igual: el que está interesado en la lectura, lee. Y los nuevos avances, que por un lado pueden frenar la lectura, por otro lado también la favorecen. Las copias digitales de los libros los han abaratado mucho; las redes sociales ayudan a que autores y obras se hagan rápidamente virales. De hecho, hay un boom tremendo de literatura para adolescentes, por ejemplo, como no se ha visto jamás. Tranquilidad: como dijeron en el último episodio de Juego de Tronos, cada era se pensaba que la civilización estaba a punto de desaparecer y que el Muro iba a caer, y ahí sigue 😉

Aquí tenemos otra incondicional de Juego de Tronos, señores. Desgraciadamente llegamos ya a la última pregunta de la entrevista. ¿Qué consejos darías a un escritor novel?

Básicamente, mantener viva la ilusión, escribir regularmente, leer. Leer muchos y buenos libros. Esforzarse en mejorar y ser paciente. Nadie escribe bien a la primera; incluso Gabriel García Márquez estuvo durante cuatro años escribiendo una columna diaria en un periódico y es considerado un genio. Sí, lleva un tiempo. Pero la buena noticia es que si quieres escribir y ser escritor, siguiendo esos pasos lo conseguirás sin duda.

Los tengo resumidos y muy ordenaditos en este artículo: http://dianapmorales.com/2017/04/blog/10-consejos-para-jovenes-escritores-de-cualquieredad/ 

Un abrazo, Laura, enhorabuena por tu blog y gracias por la entrevista. ☺ 

Gracias a ti por tu tiempo y por compartir tus consejos con mi pequeña comunidad. Espero poder volver a coincidir contigo en otra ocasión. Y a mis lectores, espero que os haya gustado  esta publicación tanto como me ha gustado a mí hacerla.

¡Salud y lectura!

El adiós azul

En el día de hoy, me visto de oscuro. Pero no de negro, sino de azul marino.AVI

Los primeros impresionistas, los llamados Escuela de Barbizón utilizaban colores como el azul de Prusia si querían usar colores oscuros en sus pinturas. Pero nunca usaron el negro.

Nuestra sociedad asimila la muerte con el color negro, como si la tristeza tuviese que quedarse en nuestro interior hasta que el tiempo nos permita sobrellevar la ausencia de un ser querido.

Ayer perdí a uno de mis cuatro abuelos; a pesar que no era un mozo, la enfermedad me lo ha arrebatado demasiado pronto. En este día quiero hacerle un homenaje para guardarlo en este rincón.

Jordi Solé Roig, nació en un frío 19 de enero. Esposo, padre de un hijo y dos y hijas y abuelo de dos nietas y tres nietos.

Yo fui su primera nieta. Durante el invierno nos veíamos para celebrar navidades y cumpleaños. Pero durante el verano, mis abuelos bajaban de Barcelona y estaban siempre en una vieja casa en mi pueblo (donde había nacido su madre de él) y pasaba muchas horas allí. Iba a comer cuando salía del repaso, miraba mis series favoritas con mi bisabuela y si mi padre se pasaba, jugábamos a bádminton en la calle. Durante la Semana Santa venían también mis tías y juntos hacíamos la tradicional mona. También recuerdo que durante la procesión del Viernes Santo, yo salía a tocar con la banda municipal y todos ellos, a pesar de ser ateos, se tragaban toda la procesión solo para verme.

Si hay algo que le agradeceré siempre a mi abuelo es que con él descubrí mi pasión por la cocina. Cuando crecí y tenía unos ocho años, siempre me pedía que le ayudara a hacer su paella de marisco. Recuerdo que subía la bombona de butano y una paella enorme al altillo de la casa y me iba pidiendo que le subiera y bajara utensilios, el tomate rayado, el marisco, el arroz… Recuerdo que me explicaba cosas de cocina mientras toda la casa se impregnaba del olor tan agradable que hacía ese arroz. No hay nadie en toda mi familia que niegue que esa paella de arroz con marisco era la mejor del mundo. También es gracias a él a que ponga un poco de canela a las croquetas, y aunque en casa no les apasione mucho, para mí es algo que me recuerda a él, ahora que ya no está.

En mis 25 años solamente me echó la “bronca” una vez, cuando me estaba medicando de una gripe o algo así y era incapaz de tragarme las pastillas. Recuerdo que me enseñó como él se las tomaba de tres en tres con toda la naturalidad del mundo para hacerme ver que no era para tanto. La verdad es que siempre lo veía sonreír, era optimista, muy positivo, desprendía luz.

Por todo esto hoy me niego a vestirme de negro, alguien que irradiaba tanta luz no va dejar oscuridad en mí.

 Espero que llegue el día que desde tu nuevo hogar puedas ver que los más jóvenes hemos conseguido nuestro sueño y que te sientas orgulloso de nosotros. Allá donde quiera que estés, sé que no me vas a dejar.

T’estimo, avi.

#DesafíoBlogger | Mi opinión sobre la religión

En lo que a religión y creencias concierne, he pasado por diferentes épocas. De pequeña, cuando empecé la catequesis, juro que rezaba todas las noches antes de meterme en la cama, pero con los años he ido dándome cuenta que había cosas que no me encajaban.

Hasta que no empecé la catequesis de la confirmación no empecé a ver realmente claro que ese camino no estaba hecho para mí y cuando decidí hablar con mi catequista y el propio cura, ambos me dijeron que no todos estamos destinados a seguir los senderos del Señor y que yo debía seguir otro camino si era eso lo que sentía de verdad. No me dijeron esas bobadas de que ardería en el infierno y me sorprendió su comprensión hacia mis dudas de fe.

Lo que me hizo renegar de la religión fue que a pesar de haber dicho en casa que me consideraba atea y que no quería seguir yendo a catequesis, su reacción fue obligarme a tomar el sagramento en contra de mi voluntad. A día de hoy aun no puedo entender como un cura fuera más comprensivo con mis dudas y decisiones que mi propia familia y es algo que en su momento me dolió; no me sentí apoyada y además me hicieron caminar por un sendero por el que yo no quería ir.

Desde entonces que tengo muy claro que la religión debe nacer en uno mismo. Es cierto que por la cultura de cada región vas a mamar más de dicha cultura que de otra, pero a fin de cuentas debe ser por decisión propia y no por imposición de la sociedad o la familia. En ese momento decidí que el día que tenga hijos no les voy a bautizar; no voy a atarles a algo sin que ellos puedan decidir si lo quieren o no. Si ya de adultos deciden practicar una fe no voy a ser yo quien se lo impida, pero tampoco voy a ser yo quien les obligue a ir a misa todos los domingos o a no comer carne en Semana Santa.

Ya hablando de los mensajes de las religiones es algo que me creo más bien poco. Todas las religiones habidas y por haber se jactarán de promover la paz y la hermandad, pero siempre habrá gente dispuesta a matar por ello. Lo vimos en las Cruzadas y lo estamos viendo ahora con ISIS; una religión que promueve la paz no permite que sus fieles vayan a matar a otros. Ya no me meto en el tema de las sectas religiosas para no alargar demasiado esta publicación.

Me considero atea porqué no creo en nada que sea superior al hombre; no creo que haya nada en ninguna parte que esté juzgando mis acciones y que el día que yo estire la pata vaya a derivarme al cielo o al infierno. La religión ha sido siempre un mecanismo de control de las masas y eso es lo que será siempre. No digo que no tenga cosas buenas, pero la balanza no juega a su favor según mi punto de vista. Es por ello que simplemente me considero una persona espiritual; me gusta pensar que si soy buena me pasarán cosas buenas y que si alguien se dedica a hacer daño tarde o temprano la vida se lo va a devolver. Las promesas del cielo me parecen un simple mecanismo de control para que la gente no se maten los unos a los otros. De eso el ser humano sabe mucho.

ser ateo es algo agotador, o almenos lo ha sido para mí, ya que siempre he tenido que defenderme de ataques de gente creyente que no aceptaban mi postura. A mi la religión no me ha enseñado modales ni me ha educado para que sea como soy. En casa siempre me han dicho que tengo que respetar las opiniones y acciones de los demás, pero parece ser que los temas de la fe, a estas alturas de la historia hay personas que lo consideran inamovible y que todos debemos seguir al mismo pastor como mansos corderitos. En mi opinión, más que un corderito, alguien así el calificativo que mejor le define es el de borrico. No tengo por qué seguir una fe que no la siento mía o que no me satisface espiritualmente ni voy a condicionar mis actos por “temor” a ser juzgada por alguien que no veo.

Pero si hay algo que me agota a mí de todo esto, son aquellas personas que defienden la religión a capa y espada, como si les fuera la vida en ello, tanto en temas de fe como la defensa de la institución de la Iglesia. No voy a entrar a juzgar comportamientos concretos, yo soy de ese raro tipo de gente que no juzga para no ser juzgado. Simplemente considero que la único que se debe defender a capa y espada es a uno mismo y a los que amas; algo tan intangible como la religión, el fútbol y otras cosas así ño merecen tanto esfuerzo en ser defendidos. Si bien cada uno de nosotros vivirá cada cosa con mayor o menor intensidad, nada a parte de lo nombrado anteriomente merece tantas energías para ser defendido.

52ca6dee52bdb96396e1ea1059e8ad12

 

#DesafíoBlogger | 20 cosas (muy raras) sobre mí

¡Hola a tod@s!1_cercles

He decidido que para este primer verano del blog voy a hacer un desafío que le he sacado al blog Milapuntocom. Se trata de un desafío de 30 días que comprende una increíble variedad de publicaciones de un carácter muy personal. Últimamente veía a Carla publicar muchas cosillas de estas y me he animado ^^

Para empezar fuertes, aquí os muestro 20 cosas que muy poca gente sabe de mí:

 

  1. A mi cuarto de siglo recién cumplido, no he sido capaz de aprender a ir en bicicleta. No soy capaz de aguantarme en nada que tenga ruedas, ya sea una bici, patines, etc y la verdad es que solamente ver una bici me genera rechazo.
  2. No puedo soportar que gente a la que no conozco me vea comer. Es algo que me pone muy nerviosa y cuando voy a trabajar a sitios nuevos los primeros días tengo que comer sola.
  3. He hablado en sueños desde muy pequeña y muchas veces despierto a mis padres/hermana/novio/suegros con mis gritos nocturnos. No me preguntéis qué sueño, pero grito a plena voz.
  4. Debido a una aracnofobia muy marcada, muchas veces sueño con arañas y es algo tan real que me despierto chillando como una loca en mitad de la noche. Habrá quien se lo tomará a cachondeo, pero la verdad es que lo paso terriblemente mal.
  5. Soy de las pocas personas de mi familia que pela el marisco con cuchillo y tenedor. Mi padre me enseñó hace muchos años y desde entonces que no soporto que las manos me queden impregnadas del olor de la gamba/langostino.
  6. No hay nada que odie más que me toquen los pies. Me pone histérica y de muy mala leche.
  7. Si duermo mal por las noches durante el día no hay quien me aguante, me pongo insoportable. Eso me está pasando mucho estos últimos días que está haciendo tanto calor.
  8. No me gusta nada hablar por micrófono.
  9. Ser el centro de atención tampoco.
  10. No me gustan nada los zapatos tipo bailarina o los de tacón muy alto y de aguja. Los encuentro incomodísimos.
  11. Sin ánimo de ofender sensibilidades, pero odio profundamente la moda de los shorts. Cuando veo a niñas de diez años(y de mi edad también, no hago distinciones) con esos pantalones que casi se les ve el culo… Además de chabacano lo veo absolutamente innecesario.
  12. Como a gran parte de la humanidad, me gusta que me rasquen la espalda. Pero no de cualquier manera; me gusta con las yemas de los dedos, si noto las uñas el repelús que me da me recorre desde la nuca hasta el coccis y no lo puedo sufrir.
  13. Odio que me despierten por las mañanas encendiéndome la luz de la habitación o levantándome la persiana de golpe. Esa luz tan repentina hace que ya me levante con el pie izquierdo. Ya véis que en temas de sueño soy bastante especial.
  14. Los caballos me dan pavor porque de pequeña tuve la genial idea de quedarme detrás de uno. A día de hoy aun me acuerdo de la coz que me propinó y desde entonces que solo verlos ya me aparto.
  15. Tengo una fijación muy rara por poner especias en todas las recetas que hago. En mi casa soy la única que pone canela a las croquetas y a mi familia eso les pone negros.
  16. Jamás de los jamases me quedé a comer en el comedor del colegio. Siempre quise comer en casa hasta que empecé la universidad y por horarios tenía que quedarme sí o sí.
  17. En temas laborales, no hay nada que me sienta peor que ser la novata. No me gusta tener que ir preguntando a los compañeros cada cinco minutos. Me desgasta mucho porque es como sentir que no valgo para ese trabajo.
  18. Puedo jurar por lo que más quiero que con solamente dos añitos me aprendí un cuento de memoria. Mi padre me explicó que de pequeña, me leía exactamente el mismo cuento todas las noches antes de dormirme (que me encantaba está claro, pero no me preguntéis cuál era 😅). El caso es que de tanto leérmelo finalmente me lo aprendí y un día de reunión familiar él le dijo a mi abuelo (padre de él) que yo ya sabía leer. Me plantó el libro delante, yo lo recité de pe a pa y el hombre se quedó alucinando. Obviamente una criatura de esas edades no sabe leer y aun menos entender lo que dice, pero me pareció muy curioso que a tan temprana edad ya me había convertido en un loro de repetición.
  19. Si estoy llorando de tristeza, me pongo una canción que sé que me pone triste para llorar más. Sí, soy así de masoca, pero me funciona muy bien para liberar todo lo que me contamina por dentro y al cabo de un rato me siento mucho mejor.
  20. Cuando me fui de Comenius a Grecia conservé hasta las servilletas de un restaurante de gyros al que fuimos. Soy así de friki, de los viajes me lo llevo todo.

Tag de la Historia del Arte

¡Saludos, artistas! Hoy traigo un tag que le he sacado a El Blog de Mer. Al verlo me gustó tanto que no dudé en hacer mi versión. Aquí os lo dejo ^^

¿Qué te gusta más: arquitectura, escultura o pintura?

Pintura. Always.

Tag del Apocalipsis Zombie

halloween-kawaii-nina-zombi-favim-com-2195418

Al salir del trabajo el otro día, cuando iba a coger el bus, abrí mi cuenta de Twitter y me he encontrado como 7 notificaciones con el título Tag del Apocalipsis ZombieY es que Bibliobibuli se ha sacado este fantástico tag de la manga y me ha nominado para hacerlo. Todo este mundo de los zombies, la verdad sea dicha, no me ha hecho nunca ni pizca de gracia, las series de zombies tipo The walking dead o pelis como Guerra Mundial Z no me llaman lo más mínimo por el mal cuerpo que me dejan.

 

Pero en fin, todo sea por dar vidilla a las cadenas de tags, que ya sabéis lo que me gustan, vamos con ello ^^ :

¿Qué 3 personas tendrías en tu equipo?

La primera persona a la que escogería sería a mi novio. En todo lo relativo a los zombies es lo contrario que yo: le encanta todo lo relacionado con este mundillo. Además como catedrático gamer que es, tiene buena puntería. Su único inconveniente es que no sabe vivir sin ordenador y eso de ir a pata de un lado a otro lo pone negro, pero creo que si hubiera apocalipsis zombie sería parte de mi equipo.

La siguiente persona que incluiría en mi equipo sería mi hermana;  no se agobia fácilmente y mantiene la mente fría en todo momento.

Por último incluiría en mi equipo a Núria, que tiene mucho mundo y siempre ha sido un gran apoyo para mí. Elegiría a Nuria por lo independiente que es y por que no le teme a nada.

El objeto a tu izquierda es la única arma que tienes ¿cómo de jodido estás?

En mi mano izquierda tengo una botellita de lágrima artificial que me pongo para la alergia; sin esas gotas se me ponen los ojos como un sapo. Como esa lágrima no queme a los zombies por ser algo corrosivo, lo tengo realmente jodido para sobrevivir.

Si fueras un zombie, ¿a quién morderías?

No mordería sin ton ni son, pero sí que iría por algunas personas falsas que han ido pasando por mi vida y se han dedicado a hacerme daño.

¿Cuál sería tu plan de supervivencia?

Creo que me iría a vivir con Carla en su barco en alta mar e iría volviendo a tierra firme solamente cuando sea estrictamente necesario.

Si tus padres se volvieran zombies ¿qué harías?

La verdad es que no sé que haría. No me gustaría huir y dejarles atrás, pero no sé si tendría valor para acabar con su agonía.

¿Qué harías si te estuviera persiguiendo un zombie?

Intentaría esquivarlo metiéndome por sitios estrechos, verjas altas, subiendome encima de cosas, no sé, la cuestión es no correr en linea recta y despistarlo de algún modo.

¿Cuál sería tu arma princifestival-fuego-15pal?

Sé que parecerá una paranoia de esas que se te ocurren cuando vas un poco pasado de vueltas, pero cuando tuve mi época hippie (en mis lúcidos 17-18 años), me aficioné a bailar con cariocas y siempre llevaba unas encima. Aunque no aprendí demasiados movimientos  no se me daba del todo mal, la verdad es que me gustaban un montón y me imagino enfrentándome a los zombies con unas cariocas de fuego. Anda que no molaría…😍

¿Quieres que ocurra el apocalipsis zombie?

La verdad es que no me haría ninguna gracia. Sí que es verdad que el planeta empieza a estar superpoblado, me preocupa más que aquellos que sobrevivan le hagan más daño al planeta que el que le estamos haciendo ahora. Creo sinceramente que para que el planeta se recomponga del todo sería la extirpación del tumor entero, no solamente de una parte de ese tumor y que el restoacabe de propagarse para joderlo del todo.

¡Hasta la próxima, hermos@s!

Escritor, la profesión del miedo

Si aún queda algún blogger que no se haya derretido por el calor, manifiéstate, por favor. Madre mía, fuego de día y brasas de noche y sólo estamos en junio… VAMOS A MORIR!!! ¡¿Quién se puede concentrar para escribir algo estando así?!

A pesar de tener las neuronas medio derretidas, voy a hacer un esfuerzo para que este artículo sea lo mejor que pueda. Hoy os quiero hablar de algo de lo que llevo reflexionando desde hace unas semanas. Los que me seguís desde hace más tiempo ya sabéis que tengo una frustración por llevar muchos años con el mismo proyecto. Después de pensarlo bastante, he llegado a la conclusión de que existen cuatro tipos de miedos que me han impedido avanzar en mi tarea creativa. Si bien habrá algunos que dirán el los miedos les empujan a ir hacia arriba, a mí esos miedos me estiran hacia abajo.

miedo-a-escribir

  • Miedo por sequía creativa: De esto ya hablé en otra publicación. Cuando llevas mucho tiempo sin escribir nada o acabas borrando la mitad de lo que habías escrito y sientes que has perdido las horas para llegar a NADA. Es allí cuando te asaltan las dudas y te preguntas si has estado invirtiendo horas y energías para algo que no sirves o tus escritos valen menos que una mierda.
  • Miedo por demasiadas ideas: Hay pocas veces que pasa, pero sí. Hay temporadas que escribes a todas horas. Pero esta es la cara bonita de la moneda porque hay algo te dice que tener demasiadas ideas hace que no sean de calidad y que acabes desechando la mitad del trabajo al cabo de unos meses. La única ventaja de las épocas crearivas es que no todas las ideas deben ir a la misma historia: lo que no te encaja en una, puede ser el hilo condutor en otra y eso siempre es bueno, pero hasta que te percatas de ello, lo pasas mal.
  • Miedo al fracaso: Todo creativo que se precie tiene una necesidad implícita de ver que su proyecto es recibido con agrado por su público, por sus colegas o por sus mentores. Vivimos en una sociedad en la que el fracaso es un estigma que te persigue y, como es normal, no nos gusta ver que algo que hemos creado a base de tiempo y mucho cariño y dedicación es despreciado o no gusta tanto como esperábamos. Te preguntas mil y una cosas para evitar dar un paso en falso porque quieres que todo salga a la perfección. Creo que la base de este miedo va mucho más allá de escribir una gran novela o que te haga ingresar mucho dinero en royalties y ventas; se trata de dejar tu huella en este mundo, de que tus contemporáneos y los que vendrán te recuerden al leer lo que has dejado como legado. Y quieres dar lo mejor en cada frase y palabra, pero no es nada fácil.
  • Miedo al éxito: Podrá parecer contradictorio por todo lo que se ha dicho en el punto anterior. Cómo va a tener miedo alguien que ha triumfado con su novela, que tiene miles de seguidores en redes sociales y que la gente espera horas por su firma en el libro. No es tan raro, haber tenido éxito implica volver a hacer un trabajo creativo ex novo pero con una presión añadida: mantener el listón alto para no defraudar a los lectores que han leído el primer libro. Como es más que obvio, no quieres que tus lectores piensen que tu segundo trabajo es peor que el primero y se desengañen contigo. Es mucho más difícil ganarte a un solo lector que perder a cinco.

Mi conclusión para este día de calor es que ser escritor es una profesión de riesgo y que pone a prueba tu autoestima a cada paso que andas. Mi consejo para dejar de navegar sin rumbo es tener tres tipos de apoyos: una persona cercana de confianza que te diga las verdades (que sepa ver tanto tus virtudes como tus defectos, no se trata de que te ponga al nivel de Stephen King pero tampoco que te hunda en la miseria), un pequeño círculo de gente afín con la que puedas compartir tus experiencias y poder dar y recibir apoyo y un mentor que te guíe por el buen camino.

Pero lo más importante es tener siempre por premisa que haces lo que haces por pasión.

Espero que os haya gustado, nos vemos en la próxima entrada si no me he derretido por el camino 😁